Saltar al contenido

Pareja de hecho Separación Bienes

Si esto último ocurriera, aquella persona que considera que tiene derecho sobre un bien tras la ruptura, si la pareja no llega a un acuerdo para su reparto, podrá acudir a la vía judicial para acreditar los derechos sobre esos bienes y que sea un juez quien determine, a través de la prueba que se aporte, si se considera copropietario o único propietario de esos bienes en disputa.

Parejas de hecho: ¿se aplica régimen económico análogo al de los matrimonios?

Como su nombre indica, la expresión régimen económico matrimonial se refiere únicamente a las normas económicas que se aplican cuando hay un matrimonio. En consecuencia, en las parejas de hecho no se aplican ni la sociedad de gananciales ni la separación de bienes.

En otras palabras, a menos que lleguen a un acuerdo, no se aplicará ningún régimen económico cuando decidan formalizar su relación como pareja de hecho. En consecuencia, cada miembro de la pareja será el propietario u obligado de sus bienes y obligaciones.

Pacto ante notario

Separación Bienes

Como se ha dicho anteriormente, una vez registrada la pareja de hecho, no existe ningún régimen económico, y cada miembro de la pareja será el único propietario de sus bienes y responsable de sus propias deudas, sin ninguna obligación para con el otro. Las parejas de hecho, en cambio, pueden acordar ante notario los principios económicos que regularán su relación.

Para ello, la pareja puede acudir a un notario y firmar un acuerdo en el que se recoja el régimen económico que desean adoptar como resultado de su unión. Si se lleva a cabo este acto, y la pareja se separa en el futuro, la comunidad de bienes debe disolverse, y los bienes y deudas deben entregarse a cada uno de los miembros de la pareja.

Si la pareja no tiene un acuerdo de este tipo, cada uno de ellos tendrá que demostrar que tiene ciertos derechos sobre los bienes comunes de la pareja en caso de separación. El problema se plantea cuando un determinado bien o cantidad monetaria sólo está a nombre de uno de los miembros de la pareja, y la otra persona cree que tiene un derecho de crédito o es también propietaria de ese bien, a pesar de que la propiedad sólo está a nombre de uno de ellos.

Si esto último ocurriera, aquella persona que considera que tiene derecho sobre un bien tras la ruptura, si la pareja no llega a un acuerdo para su reparto, podrá acudir a la vía judicial para acreditar los derechos sobre esos bienes y que sea un juez quien determine, a través de la prueba que se aporte, si se considera copropietario o único propietario de esos bienes en disputa.